Christophe Mathieu

Todo el mundo sabe que las islas Canarias tienen el mejor clima del mundo, o al menos así pensaron los padres de Christophe, cuando dejaron Alemania y Bélgica para instalarse en la España de los años 60. Empezó a trabajar con su padre arquitecto y decidió estudiar interiorismo en Barcelona; una vez acabados los estudios se marchó a Milán y allí fue donde descubrió el diseño industrial. Con el tiempo, echaba de menos el carácter Mediterráneo, y decidió regresar a Barcelona donde abrió su  propio estudio. Las proporciones, la belleza, la sorpresa y la seducción están en la base de sus diseños. Sus lámparas, como objetos de luz, buscan iluminar con calidez y delicadeza los espacios. Tiene siempre presente los aspectos emotivos, los de uso y funcionalidad, sin olvidar que aunque la función principal es la de iluminar, también la lámpara misma es iluminada convirtiéndose en un objeto observado que ocupa un lugar en el espacio.

Lamps from Christophe Mathieu